La historia de la Virgen de la Candelaria, la patrona de las Islas Canarias

Entre las devociones a María, la admiración a ella como la Virgen de la Candelaria es muy popular en diversos países y localidades, especialmente en las Islas Canarias donde la reconocen como su patrona. Allá fue donde se presenció por primera vez ante un par de nativos y que luego de su primera aparición la fe hacia ella por sus milagros se fue extendiendo ante el corazón de todo un pueblo.

Las tradiciones españolas sostienen que la imagen es de María ofreciendo a Jesús en el templo después de su nacimiento. Esta asociación de ella sosteniendo al bebé y una vela la ha llevado a ser llamada la Virgen de la vela. Es por ello que cuando su imagen visita varios pueblos, la gente la recibe con velas encendidas. Ahora para saber un poco más de su origen, nos hemos dado la tarea de enseñarte su historia.

Historia de la Virgen de la Candelaria

En agosto de 1392, cuando Tenerife todavía era la isla del pueblo guanche, un par de pastores guanches se dirigieron al cañón de Güímar un poco al sur de Candelaria, donde apreciaron que su manada de reses no iba más lejos. Por lo que se acercaron con miedo e intriga al punto de parada de su ganado, topándose con una figura femenina en una roca.

Uno trató de arrojarle una piedra, pero su brazo se paralizó. El otro trató de herirla con una piedra afilada, pero en lugar de dañar a la imagen el pastor hirió su misma mano, esta herida hizo que le brotara mucha sangre.

Ante esta aparición, los dos pastores decidieron hacer llegar el mensaje de este extraño suceso con la desconocida mujer a la autoridad de la comunidad el Mencey Goymar, donde casi de inmediato este se dirige en compañía de los pastores y un grupo de su séquito.

Allí quedó sorprendido ante la extraña y asombrosa imagen a la que llamó “Madre del Sol” y tomó la decisión de llevarla a su cueva. Solicitó a los dos jóvenes pastores que la tomaran, pues ninguno de sus seguidores se atrevían a tocarla por miedo.

Cuando los dos la tocaron para llevarla en brazos, asombrosamente las heridas de ambos sanaron al instante, sin dejar rastro alguno de una lesión. Luego de ello, la Virgen fue establecida en el interior de la cueva del Mencey.

A partir de allí, la “Madre del Sol o Chaxiraxi” realizó muchos más milagros por lo que fue adorada por los guanches como su diosa principal. Mucho tiempo después, un guanche, quien se había convertido al cristianismo, logró darle significado a la imagen milagrosa de su diosa, así que le explicó a sus hermanos de tribu quien era realmente la prodigiosa fémina.

Desde ese momento es trasladada a otra cueva en Candelaria para que fuera venerada y admirada por todos. Así que para cristianizarla se le asigna el nombre de la propia localidad haciendo sugerencia a la luz de la vela.

Desafortunadamente, la estatua actual no es la original. La original se perdió durante una fuerte inundación que demolió la iglesia el 6 de noviembre de 1826. Sin embargo, ya para 1830, se mandó a consagrar una estatua a semejanza que es la actual. Otro dato de interés es la iglesia actual donde se encuentra la Virgen. También es relativamente nueva, la misma se inauguró en 1959, la anterior sucumbió ante un incendio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: