Mirador de la Peña

Situado en el norte de El Hierro a 645 metros sobre el nivel del mar, el Mirador de La Peña presenta el panorama más magnífico de la isla. El paisaje marino aparentemente interminable y es un recordatorio de que hay mucho que ver en este mundo. Desde este mirador situado en un acantilado imponente que eclipsa partes del pueblo del valle, uno seguramente se sentirá como una mota de arena en la vasta costa.

A diferencia de otros puntos de vista, los visitantes no tienen que mirar más allá para ver un conjunto de belleza. Gracias a su legendario arquitecto, el mirador en sí es un espectáculo para la vista. Si bien se destaca, también se mezcla bien con su entorno como la luna brillante en un mar de estrellas. En el Mirador de La Peña, los viajeros no solo miran las atracciones turísticas, están parados en una.

El mirador de la Peña: el lienzo de un paisaje perfecto

Un perfecto equilibrio entre arquitectura, arte y naturaleza, tal es el sello del mítico César Manrique. El reconocido artista y arquitecto, ha creado muchas joyas arquitectónicas en su isla natal de Lanzarote que ayudaron a lanzar su campaña turística. Su idea del arte en la naturaleza y de la naturaleza en el arte finalmente aterrizó en las costas de El Hierro.

En busca de un nuevo lienzo paisajístico, encontró su camino por un acantilado desnudo en Guarazoca. Estaba aislado pero al aire libre. Más importante aún, tenía las vistas más panorámicas que la isla podía ofrecer. Como tal, se convirtió en el escenario de su próxima obra maestra.

Para 1989, el Mirador de La Peña se sentó con orgullo en el acantilado y abrió su puerta al público. Aunque expuesta, su estructura de piedra y madera se mezcla con la naturaleza. La obra de arte y las espectaculares vistas que ofrece se ha convertido desde entonces en uno de los principales puntos turísticos de El Hierro.

Por qué visitar el Mirador de la Peña

Para presenciar lo mejor de El Hierro y su belleza intacta, los viajeros deben dirigirse hacia el norte a Valverde y visitar el mirador. Al llegar, un paisaje deslumbrante asalta los sentidos. La recepción de los huéspedes es un maravilloso jardín que alberga una gran variedad de plantas autóctonas de Canarias. Si eso no es suficiente, entonces están los árboles de enebro. Estos árboles nudosos doblados y moldeados por los vientos alisios son parte de las maravillas naturales de la isla.

César Manrique diseñó el Mirador de La Peña con la arquitectura tradicional de El Hierro con un toque diferente. El exterior de adoquines y ladrillos de roca infunde la estructura a su entorno, mientras que los cerramientos de paneles de vidrio agregan un toque contemporáneo.

La puerta de vidrio se abre a una escalera de madera que conduce a un fabuloso restaurante. Sin embargo, no es solo la excelente comida lo que ha atraído a una multitud de personas. Las vidrieras ofrecen un paisaje espectacular que complementa la experiencia gastronómica. César es un genio de las artes, pero no hay mejor artista que la naturaleza misma. Y las verdaderas obras maestras en el mirador son las maravillas naturales que lo rodean.

Desde el vasto mar azul profundo, el imponente acantilado del Risco de Tibataje se eleva al cielo protegiendo el valle. A un lado del mirador, una vista impresionante de la creación de la naturaleza, el valle de El Golfo despierta el alma de los espectadores. Formado por violentas erupciones hace millones de años, la belleza del paisaje esculpido solo se puede ver en toda su magnificencia desde el mirador.

Al otro lado del mirador, las Rocas de Salmor (Roques de Salmor) se asoman curiosamente desde el océano. Debido a su forma peculiar, algunos han comparado poéticamente estas rocas con cuentas de collar arrojadas al mar. Si bien cautiva a los huéspedes con su belleza antinatural, también es el hogar de aves marinas y lagartos gigantes de El Hierro.

Visitando el Mirador de La Peña

El Mirador de La Peña está abierto todos los días de 9:00 am a 10:30 pm y no hay cargo de entrada.

Ir al mirador es una experiencia cautivadora que a menudo deja a la gente asombrada. Solo Dios sabe cuántas veces se llamó Su nombre en el momento en que los invitados vieron por primera vez el espectacular lienzo natural. Para llevar la experiencia a un nivel superior:

  • Lleve binoculares para que los ojos disfruten de vistas más asombrosas dentro y alrededor del mirador.
  • Espere la puesta de sol y observe cómo el sol se sumerge en el mar mientras el cielo se vuelve nuclear con tonos anaranjados a rojos.
  • Mire a las cabras aparentemente suicidas que caminan y brincan por las repisas de los acantilados. No te preocupes, nunca caen.

La mejor forma de llegar al Mirador de La Peña es en coche. Por el momento, el sistema de transporte público de la isla no sirve a la parte occidental. Si bien algunos alojamientos ofrecen sus servicios, también hay muchos coches de alquiler en las ajetreadas ciudades de El Hierro.

¿Hambriento?

Cenar en el Restaurante El Mirador de La Peña vale cada céntimo. Tienen una amplia carta de platos canarios, y la mayoría de los ingredientes son productos locales. Sus productos más vendidos, como caldo de huevo, quesadilla, sopa de verduras, stroganoff de pollo, queso ahumado con miel y papas con salsa mojo, se combinan mejor con un vino local de La Frontera. Para el último plato de la comida, pruebe el bienmesabe (hecho con huevos, almendras, limón y azúcar) con helado de vainilla, helado cremoso de frutas o el pastel de queso local.

Otro imprescindible es su café. De hecho, de todo lo que se sirve, el café es el más popular. Los huéspedes pueden saborear su aromático sabor mientras se sumergen en la fantástica vista.

Un día bien aprovechado

El Mirador de La Peña es un lugar mágico donde la vista de la naturaleza puede curar corazones y mentes. Es un lugar donde se puede encontrar la paz y experimentar la armonía entre el hombre y la naturaleza. En medio de las vistas del valle de El Golfo, anima a los extraños mientras se preparan para saltar desde el acantilado. Beba café y deje que los ojos pasen de una maravilla natural a otra.

La magnificencia de El Hierro y el valle ha estado allí durante milenios, y todo lo que se necesitó fue un genio para preparar el escenario desde donde uno puede pararse y experimentar la experiencia mágica. Un día que pase aquí puede terminar, pero la cautivadora historia contada en las vistas está grabada para siempre en la mente de sus visitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: