Abascal incomoda al PP y fortalece los apoyos de Sánchez

Con Madrid bajo el estado de alarma -y entre sirenas de futuros toques de queda- y con una incidencia de récord con 333 casos por 100.000 habitantes, Santiago Abascal (Vox) detuvo ayer la vida política nacional y ocupó el Congreso con una moción de censura en blanco y negro condenada a la derrota pero que, siendo la quinta en democracia, es la primera que censura al presidente y al mismo tiempo la alternativa: Pedro Sánchez y -sobre todo- Pablo Casado como líder del partido alfa de la derecha española. “Somos eficaces y perseverantes, pregunte a Puigdemont Torra”, desafió Abascal a Sánchez, todo prometiendo ilegalizar “traidores” y “golpistas” en tono de cruzada como atajo para lanzar la opa al votante de Casado.

Con el diputado de Vox por Barcelona Ignacio Garriga haciendo de telonero de la sesión como trampolín de promoción a la Generalitat en las elecciones de febrero, Abascal viajó a una España en blanco y negro que él quiere resucitar para que el gobierno “criminal” y ” ilegítimo “de los” socialcomunista “Sánchez y Pablo Iglesias es” el peor de los últimos 80 años “, y esto incluye el régimen totalitario de Franco.

El ascenso de Abascal en la tribuna para denunciar “el caos y la ruina” y alabó la España una, sin embargo, fue una enmienda a su vida. Ex concejal en Laudio, exprocurador a las Juntas Generales de Álava y ex diputado en el Parlamento vasco -donde defendió el concierto-, Esperanza Aguirre lo acogió en Madrid en 2010 a la Agencia de Protección de Datos de la comunidad y desde 2012 a la Fundación para el Mecenazgo, con un sueldo de 82.491 euros brutos anuales (superior al del presidente Mariano Rajoy). teniendo un biopic de sueldos públicos, el líder de Vox pregonó ayer la abolición de las autonomías: “Siempre han sido caras, pero ahora son ruinosas. Hay que elegir: pagar pensiones o autonomías.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: