El Ministerio de Turismo teme una una tercera ola después de perder 10 millones de turistas en 2020

Canarias ha cerrado 2020 con menos de cinco millones de turistas, frente a los 15,1 millones que llegaron a las Islas en 2019, cifras que ni siquiera se consideran en el Archipiélago desde la década de 1980. Ni la lucha por las pruebas de antígenos, ni los esfuerzos por venderse como un “destino seguro” han hecho posible que el sector gane la batalla contra el virus.

“En tan sólo unos meses, los problemas han sido provocados por las cifras de contagio de Canarias y luego en la evolución de la pandemia en los principales mercados emisores”, ha recordado la consellera de Turismo, Yaiza Castilla. El estado de alarma y el confinamiento declarado en marzo desencadenó un ‘turismo cero’ que nadie podía prever.

Hoteles, playas y bares cerrados dejaron desierto el sur de las Islas, en los siguientes meses del año, la esperanza convivió con la incertidumbre. “El primer semestre de 2021 será similar a este año, lleno de incertidumbres hasta que haya un 70% de la población europea vacunada”, dice José María Mañaricúa, presidente de la Federación de Emprendedores de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT).

El año termina con una caída del turismo del 69% respecto a 2019 y una caída del 23% en el PIB de Canarias. La previsión del Ministerio de Turismo, con datos actuales, es llegar a los ocho millones de turistas en 2021, pero también coincide en que las estimaciones pueden variar según la tasa de vacunación. En verano, Canarias espera alcanzar una cifra óptima de inmunidad. “Estamos ante una crisis sanitaria que se traduce en una situación muy cambiante y volátil, con grandes efectos negativos en nuestros principales mercados emisores, como el británico y el alemán. El control de su situación no está en nuestras manos, aunque hacemos todo lo que está a nuestro alcance para fomentar los viajes ”, dijo Castilla.

Temor a una tercera ola del coronavirus

El inicio del verano fue alentador para Canarias por sus bajas tasas de incidencia del virus en esa época. Sin embargo, el aumento de casos positivos de coronavirus en Gran Canaria y la rápida recomendación de Alemania e Inglaterra de declarar la región como zona de riesgo pusieron fin a eso.

Luego vino el debate sobre las pruebas de antígenos, que son más rápidas y económicas, afirmó el sector. El Gobierno de Canarias aprobó un decreto que permitía viajar a las Islas con esta prueba, pero las dudas cuando entró en vigor una normativa estatal que instaba a los pasajeros a llegar con un resultado de la prueba de PCR, terminaron por paralizarla.

Aunque Canarias no considera que se pierdan los meses que aún quedan de la temporada invernal (su temporada con mayor número de visitantes cada año), el Ministerio admite que no habrá grandes cambios en la demanda de viajes hasta abril. cuando se espera una mayor reactivación siempre que no se produzcan nuevos imprevistos.

La situación cambia constantemente e impide una adecuada planificación, tanto por parte de los operadores como de los empresarios turísticos canarios, que temen la llegada de una tercera ola, pero también están muy conscientes de la evolución de la pandemia en los mercados de origen, la ralentización económica, que podría frenar la tendencia de los viajes incluso si mejoran las condiciones de salud, las recomendaciones de diferentes gobiernos y el avance de las vacunas contra Covid-19.

El Ministerio de Turismo defiende que ha trabajado incansablemente para que podamos recibir a los turistas de la manera más segura posible, con la implementación de protocolos o la contratación de seguros que cubran una posible infección de turistas. Canarias también fue pionera en la redacción de un decreto que obligaba a los turistas a presentar una prueba negativa al registrarse en su alojamiento.

Sin embargo, estas medidas no han podido hacer frente al cierre de fronteras que se ha producido en los últimos meses. En diciembre, Alemania decretó un severo confinamiento y recomendó nuevamente no viajar a las Islas. España también suspendió los viajes con Reino Unido tras el avance de una nueva cepa del virus, que se ha prorrogado hasta el 19 de enero. El presidente de la FEHT también menciona las limitaciones dictadas por los países escandinavos y Holanda que también afectan a las Islas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: