Ideas prácticas para un hogar ecológico

Descubra cómo asegurarse de que su casa es sostenible

¿Qué hemos aprendido de la pandemia de COVID que ha quedado atrás? Mientras recuperamos la capacidad de vivir nuestra vida como antes, no podemos sin embargo olvidar el impacto que tuvo en nuestras vidas. Entre los muchos efectos que tiene, los largos cierres nos obligaron a reconsiderar los interiores de nuestras casas. Esto provocó un enorme interés por los proyectos de renovación y decoración. Al mismo tiempo, la concienciación sobre el impacto ecológico de nuestras elecciones nos está llevando a reconsiderar la idea del enfoque desechable del mobiliario doméstico. Aunque se ha avanzado, con certificaciones de sostenibilidad y muebles con madera procedente de bosques renovables, queda mucho por hacer. ¿Cómo conciliar la presión de nuestra sociedad por unos interiores con estilo, con la necesidad de reducir nuestro impacto energético y ecológico? Una solución cada vez más popular es encontrar soluciones que se basen en la decoración y no en tirar los muebles viejos para hacer sitio a los nuevos.

Todos queremos un nuevo aspecto en nuestras paredes

Uno de los espacios más destacados de nuestro hogar, y que sin embargo suele ser infravalorado y menospreciado, son las paredes. Son el lienzo de nuestra vida, lo que miramos durante años, y sin embargo suelen estar blancas o acostumbradas a antes de que los años les pasen factura. Una nueva capa de pintura (respetuosa con el medio ambiente, por supuesto) puede crear una sensación de frescura en el entorno, aportando brillo y color, eliminando las manchas y devolviendo a la habitación su estado original. Sin embargo, la pintura tiene evidentes limitaciones decorativas, al ser monocromática por naturaleza. Para soluciones de mayor impacto estético, la alternativa es el papel pintado, cuya variedad en cuanto a materiales y dibujos es incomparablemente mejor.

Papel pintado compostable

El papel pintado es un elemento decorativo que ha ganado cada vez más espacio entre las herramientas del decorador de interiores por su precio relativamente bajo y su capacidad para crear un determinado ambiente. Por desgracia, como suele ocurrir en nuestro mundo cada vez más globalizado, su éxito ha provocado la aparición de propuestas dudosas de fabricantes de bajo coste. Por tanto, debemos tener cuidado con lo que compramos y evitar los modelos de bajo coste que se producen con procesos industriales contaminantes y que contienen un porcentaje considerable de plástico y, por tanto, no son reciclables. Si nos preocupa el futuro de nuestro planeta, debemos avanzar hacia alternativas sostenibles que reduzcan los residuos mediante el reciclaje de los materiales una vez que ya no sean necesarios.

Cuáles son los secretos del papel pintado compostable

Cuando se trata de papel pintado ecológico, el primer punto de partida es el origen de los materiales. Las fibras naturales son el punto cardinal de un enfoque sostenible de la decoración, ya que son menos perjudiciales para el medio ambiente, duran más y son más duraderas. Materiales como el lino, el bambú y el algodón son, de hecho, mucho más transpirables que las fibras artificiales. A continuación, hay que valorar la procedencia de los materiales. Una de las primeras cosas que hay que buscar es la presencia del certificado FSC, que garantiza que la madera necesaria para producir la celulosa se ha cultivado de forma responsable y que el material del papel pintado se ha obtenido de forma ecológica y sostenible. Otro punto a tener en cuenta es el proceso de producción. Normalmente, éste requiere el uso de colas sintéticas para unir el material natural, lo que hace que todo el producto no sea apto para ser depositado en el contenedor de compost al final de su ciclo de vida. Afortunadamente, los avances tecnológicos han permitido crear algunos papeles pintados ecológicos que cumplen estos requisitos.

Papeles pintados ecológicos

Uno de los primeros productos del mundo en superar este obstáculo es Veruso Lino, un innovador papel pintado creado por una pequeña empresa de papel pintado de diseño con sede en Alemania. Este modelo está fabricado con fibras de lino, una planta que necesita muy poca agua para crecer y, por tanto, es perfecta para la agricultura regenerativa. El lino se mezcla con viscosa natural, que consiste en fibras textiles de origen natural obtenidas mediante un proceso de producción en circuito cerrado a partir de la silvicultura sostenible. El papel pintado resultante es de alta calidad, robusto y agradable al tacto. No contiene tintes artificiales para garantizar que sea totalmente compostable y, por tanto, presenta un tono natural neutro y cálido. Debido a su naturaleza, es un papel pintado relativamente ligero, pero consigue proporcionar unas elevadas características de aislamiento térmico, ya que el aire queda atrapado en el interior de las fibras de lino y viscosa. Por tanto, la energía térmica del ambiente calentado es absorbida por el papel pintado. Para garantizar la plena compostabilidad, durante la instalación sólo debe utilizarse una pasta adhesiva ecológica de celulosa pura, y el papel pintado no debe recubrirse con ningún producto no ecológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: